¿A quién va dirigida? - Marcela Pereyra

Solemos asociar la presencia del profesional de la psicología con los problemas y síntomas que nos limitan en la vida cotidiana…

Hay un aspecto para tener en cuenta que no necesariamente ha de implicar un “padecimiento” y es el que tiene que ver con momentos de la vida en los que no se está a gusto, alguna inquietud, incomodidad, insatisfacción, duda de estar en el camino deseado…

Si te sucede cualquiera de estas cosas, si te interesa realizar una travesía para encontrarte mejor contigo mismo, si necesitas cambiar tu perspectiva, NO DUDES EN CONSULTARME.

 

TERAPIA:

La tecnología permite tener acceso a terapia psicológica a través de chats, correo electrónico o video conferencia.

Personas hispanohablantes que deseen iniciar o continuar con su terapia en su lengua materna independientemente de su lugar de residencia.

Personas que se sientan más cómodas al hacer una primera consulta desde su casa, ya sea por correo electrónico o por videoconferencia.

A través del correo electrónico es posible una elaboración mayor en el planteamiento de una situación por parte del cliente y facilitar el inicio de una consulta psicológica.

Para las personas que no pueden movilizarse de su domicilio, ya sea por un momento de depresión severa, una crisis de ansiedad o por limitaciones físicas (ya sea temporales, por ej.: embarazo con indicación de reposo, alguna lesión física o alguna discapacidad permanente).

Personas con agendas muy exigidas que, al poder acceder a la consulta desde su casa, les ahorra el tiempo y el desgaste de un nuevo desplazamiento.